Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 noviembre 2012

Despacito casi de una forma imperceptible siento la leve caricia del aire que exhalas entorno a mi cuello haciedome sentir un escalofrío. Mi piel se hace más sensble a las caricias que de tus dedos comienzan a brotar.Al pasar la yema de tus dedos, un súbito desconcierto inunda mi ser dejándome entregada a la vez que dispuessta a compartir el deleite de los mismos..

Me giro para disfrutar de este placer por todo mi cuerpo y encuentro tu rostro sobre mi pecho que engarza una lengua sobre mi pezón endurecido por el placer que se hace cada vez más patente.

Mi cintura se contonea deseando hacer de ella el bosque encantado donde hacerte perder y llevarme al éxtasis de mis sentidos. Reconoces el deseo que se manifiesta y desciendes a perderte en la barbárie de una guerra infinita donde asentar la tribu de tu lengua perpétua.

Te abres paso ante la llanura incial bordeando las praderas alzándote cual escalador perseverante a la cima de la húmeda concordia. Desde allí anidan todos los placeres que emanan cual manatial en época postinvernal hasta la laguna sonrosada que te dispones a bañar con tu boca.

Sientes mi alarido mientras me retuerzo sumida en el profundo placer que me ofreces y que me dejo llevar hasta el placer más sublime que me ofrecen tus labios.

Anuncios

Read Full Post »

Quebrado de sollozo y sediento de calor arrugué mis entrañas en tus orillas, aguanté el peso de una forja que no me pertenecía y me declaré en sublime pérdida si lo negabas.

Mas callaste, sólo recibí el silencio de un mundo que no dice por no querer salir de su asombrosa tempestad.

Me incorporé y pude ver una luz allá, zigzageante entre los latidos de un alojado nido, y por primera vez sonreí a algo que desconocía.
Quise apoderarme de ese momento y se desvaneció por completo al verme allí encerrado y preso de recuerdos infructuosos que pesaban…

Oí algo que me resultaba familiar y mire mi pecho, latía y se movía desesperado por salir, tal vez llegaba mi hora o quizás me asustaba pensar que aún estaba dispuesto a funcionar a su antojo. Y latía, latía y latía, respiré y el mareo me hizo perder la razón para encontrar en el sinsentido un lugar real.

Dos, cuatro y seis…azules regocijos de entrañas dañadas, siete, veintiuno y dieciseis, saltos de agua entre los molinos. Cuantas ideas pueden fluir sin parar en la nave del ser que deja que la luz perfore su raciocinio..ochocientos cincuenta y tres por decir más números que series, donde me quedo..cero…

Dejame sonreir de nuevo, es su merced tan osada de robarme este placer que jamás podrá vencer, ni su piedra, ni su manto de esclavitud dorado, ni el clamor de la pesadumbre pueden romper hoy, y definitivamente mi ilimitado sonreir del alma que regala a mi cuerpo un sustento de vida para la eternidad

Read Full Post »

A ti

Desde el ungüento de la sabiduria que acaricia mi rostro con desfachatez, sentí temblar mi mano, ¿qué era de mí en ese instante? Nada podía hacerme sonreir con mayor delicadeza que sus palabras salvajes clamando con esperanza nueva.

A ti que jamás encontraré entre los renglones furtivos,

a ti que tal vez engañé por mi vano orgullo de silencio sin límites

a ti te doy hoy lo que soy sin lo que fui,

porque nada más puro hay en mi

que la presa de una estampida recreada de luz

para envuelta en sonrisas darte de nuevo

… tu solicitado abrazo

Read Full Post »