Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 abril 2015

A mi hijo

Te miro y me percato de la importancia de la vida,

ahí confiando del entorno

soñando con sueños desconocidos

te veo

y me pareces el mayor de los momentos

Tú eres quien me has dado a mí la vida

tú eres la luz que brilla en mi corazón lleno de verdadero Amor

tú eres mi recuerdo de libertad

y de la verdadera persona que soy.

Creía en todas esas falsas creencias

de que la vida nos cambia

que siempre estaré preocupada

que nos ata….

y, oh Dios mío!

¡qué ciega he estado estos años!

Eres realmente algo grande, más que todas esas limitaciones

eres el verdadero AMOR materializado

la fuente del saber y la conciencia

lo que me recuerda la promesa de Dios

y que me hace ver mis andares de humana.

En ese pequeño cuerpo que me mira

veo una paz infinita,

sin juicios

con plena confianza

y amor puros.

Con la curiosidad, la diversión y la risa

siendo tal cual en cada momento

y viviendo…haciéndome vivir.

He tenido plantas, animales, alumnos..

padres, parejas, hermana..

jamás he sentido algo tan grande

no dirigido a alguien, pues a ti me refiero

sino obligado a reconocerlo en mí.

Aprender a ver el AMOR,

me lo muestras cada mañana,

cada instante que estás o no conmigo

Ahora reconozco lo que es amar de verdad

se cayeron las vendas

y con nuevos ojos miro al mundo

a las personas

a la naturaleza

Y sonrío porque la vida

esa que tengo y está ahí fuera

no espera nada

Respeta.

No vale el “voy a tomar las riendas” jamás las soltamos

sólo que resulta más fácil soñar que las cedimos

o nos obligaron a hacerlo

Yo hoy soy mucho más yo

porque reconozco en mí

la vida misma en posesión

que nace, muere sin parar de vivir

rodeándonos de profundo y verdadero amor.

Gracias

Anuncios

Read Full Post »

Ana

DSC_0048

Eran las cuatro de la tarde cuando Alfonso no dejaba de mirar su reloj esperando encontrarse de nuevo con su hija Ana a la salida del colegio, aunque este día sería un tanto diferente. La algarabía de padres y niños tras el sonido ensordecedor del timbre no daba respiro en los siguientes minutos donde la mirada se centraba en la pequeña puerta de cristal por donde Ana debía salir.

Pasaron sólo cinco minutos pero enseguida Alfonso tuvo la sensación de que algo iba mal, los compañeros de clase ya habían desaparecido y el patio empezaba a quedarse desolado y silencioso. A lo lejos pudo ver a su tutora y salió corriendo tras ella.

– Luisa, ¿dónde está Ana? – Preguntó Alfonso

– No he estado a última hora con ellos, Alfonso, seguro que se habrá entretenido en clase, saldrá en breve. Me tengo que marchar. Nos vemos. -Contestó mientras caminaba hacía la salida.

Atrás quedó Alfonso con la mirada perdida y pensando qué hacer. ” Bah! es mi mete estúpida que siempre está en lo peor”, pensó tratando de tranquilizarse.

Marta, salía despacio, arrastrando su chaquetón y mirando al suelo. Era la mejor amiga de su hija y no perdió ocasión para preguntarle:”¿Has visto a Ana?”

– No, hoy no ha estado en clase -respondió cabizbaja y con ganas de deshacerse de la situación.

Alfonso no daba crédito a sus palabras. Empezó a zarandearla hasta que Antonio, el portero, les separó de un golpe.

– ¡Qué le sucede! – Increpó Antonio agarrándole las manos

Marta, en cuanto se vio libre, se fue corriendo, llorando y asustada

– Lo siento – dijo Alfonso volviendo a la normalidad.

Adela, la secretaria del colegio, que estaba cerrando, se acercó a los hombres. Al ver a Alfonso, hizo una pequeña señal al portero  para que le soltara y le dejara hablar con él.

– ¿Qué haces aquí? – Le preguntó Adela con cara de asombro.

– Vengo a por Ana

– Alfonso, en serio, ¿qué diablos haces aquí? – Insistió

Tal vez, cualquier otro día su reacción podía ser exagerada, sin embargo, hoy podía comprenderse. Anoche Ana había desaparecido sin dejar rastro, Adela había cogido la llamada que él mismo hizo al colegio a primera hora.

– Márchate a casa y tranquilízate, seguro que pronto todo se arreglará. Seguro que hay una explicación lógica para todo esto.

Aunque no parecía muy convencido, Alfonso se giró sin mediar palabra y salió del colegio. Su rostro palideció entre las sombras de una mirada perdida. Balbuceó: ” No la encontrareis nunca, ella ya no está”

Y  comenzó a deambular sin rumbo por las calles de su ciudad… un lugar desolado a esas horas y por donde pasar desapercibido unos minutos más adelante….

Read Full Post »

De aquel lugar incierto

Dónde prendí mis copas de acero

al unísono del silencio

de un lugar sombrío sin escaleras

allá donde el escalofrío de las palabras se hicieron eco

Un turbante blanco adereza mi espalda

olvido de un recuerdo o tal vez una añoranza

en el rugir de tus anhelos alcanzo a ver la mañana,

una sonora ducha de algarabías sin voces

teñidas de colores malva.

Qué hay tras la puerta infinita del olvido terreno

de aquel acuerdo que grabamos bajo nuestro pecho

es tu substancia o tal vez mis velos

los que aturdidos balanceamos

bajo un almendro.

Oh! mañana insólita de presagios sin miedos

de atardeceres luminosos

que me llevan al cielo.

Gracias campanilla del lucero que alumbra mi espada

con ella clamo al cielo sin la batalla

pues se que no ando preso, libre…

de la memoria que embarca

en el largo crucero que se abrirá mañana.

Read Full Post »