Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 agosto 2018

Claro

Busqué entre los números de teléfono para poder llamar a Clara para asistir al festejo del pueblo. Por más que le di vueltas al listín telefónico no lo encontraba, la verdad es que al poco desistí de encontrarlo.

Cogí el vestido rojo que me había regalado Manuel hace dos años y salí a la calle con las expectativas de pasar un día agradable de fiesta en el pueblo.

La parranda de siempre bañaba las calles de unas canciones repetitivas y alegres, los chiquillos se tiraban globos de agua para estar fresquitos y divertirse mientras los mayores se reunían en círculos hablando de cosas superfluas.

Llegué hasta la plaza casi sin ser parada por nadie, cosa increíble en un pueblo que no llega a los 300 habitantes y donde todos hacen vida social en la calle.

De pronto siento una mano que rodea mi cintura y me atrapa. ¡Es Clara! ¡Qué sorpresa verla por ahí!

Me envuelve entre sus brazos y siento los latidos de su corazón en mi pecho, y mi ritmo se acelera. Con su bella sonrisa, sin palabras, nos vamos a tomar algo a un bar de la plaza, por momentos la gente que nos rodea se desvanece y solo estamos ella y yo.

Un poco de agüita fresca y unos tomates en rodajas con un poco de sal gruesa serán nuestros aperitivos, antes de volver a mi casa para perdernos entre las sábanas de mi alcoba….

 

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

Aidran

Con la esperanza de la intuición

escribo estas letras

llenas de complicidad

y de un ingenio que a veces escasea

en pro a la estructura

o a la diversidad de ellas.

Con tanto contratiempo se pierde la tolerancia

a escribir palabras de corazón

para redactar acuerdos de letras

que sufren desvíos de alteración.

Quisiera escribir , mas no puedo

sobre un sentimiento aletargado

que rio y lloro mas no quiero

confundirme entre los halagos

Por eso, vanidad inconcluso

de amenazas venideras

de sórdidos principios

que atrás hubiera

donde dejar las corazonadas

y abrir mis venas

a mostrar confianza

por la vida entera;

para reir desde el vientre y soñar con las estrellas

a perdonar mi pasado

y alcanzar la meta más serena

logrando al fin

dejar de hablar

y apostillar mis letras

permitiéndome ser y estar

sin miradas ni escopetas

logrando por fin vibrar

con cada una de ellas

y así explorar,

lo que la verdad de la vida encierra

Read Full Post »

Seguir

Tocó la puerta como cada día, esperando que la abriera para contarme más mentiras de cómo había logrado llegar a esa situación. No conseguiría más que confirmar mi integridad, mi dignidad como persona que ya no se volvería a doblegar con sus dobles encantamientos.

De nuevo era la hora de salir adelante, conseguir el cierre de los momentos pasados, mis pensamientos, mis sentimientos, que por bellos que me pudieran parecer eran sólo vaho, ilusiones pasajeras de hechos inciertos.

Debía tener apertura para con cada día, pues seguro que hallaría algo más bello allá donde fuera a partir de ahora, pisando fuerte con seguridad de no ser la mojigata que se creyó todas sus farsas, tal vez por ingenua, o por confiada.

No iba a dejar de ser abierta con la vida, dolía mucho cerrarse a sí misma sólo por el gusto de alguien que quiso herirme. Tomé las llaves, salí a la calle con la cabeza bien alta para no perder detalle y el corazón abierto de par en par, dispuesto a amar.

Read Full Post »

María

María había decidido dejar su vida colgando de la cuerda de su habitación, con el cable del ordenador como de una versión poética de las nuevas tecnologías que la tenían encerrada horas tras su puerta, sin conectarse más que con otros jugadores de los que apenas conocía más allá de sus avatares y vidas planeadas para conseguir lo mejor del otro y lanzar su gran partida en base a tus debilidades, mostradas sólo por un simple botón desconectado de tí mismo.

La falta de comprensión pública y de su entorno la llevó a hacerlo o simplemente la aceptación de una situación habitual, por la que no se espera luchar ni pelear, pues no se consigue más que la humillación e indiferencia cuando no te tachan de alguna etiqueta malévola, o se pone un post envenenado por las redes, falso en ocasiones que sea capaz de hundirte sobremanera.

¿Qué le llevó a hacerlo con sólo 13 años? Unos dirán que fue locura, presión mediática, mobbing, debilidad mental, problemas con los padres, etcétera. En unas semanas se cansaran de escribir sobre eso. Y el duelo verdadero, la pérdida será sobrellevada como se pueda con mezcolanza de culpa de rabia de sus seres queridos.

No obstante, quien se ha ido, quien ha verdaderamente perdido, es al fin y al cabo María….ya no tiene su Vida.

Read Full Post »

Ad Har

Bajo mi pincel subyacen

los más amplios colores

que dibujan los sentimientos

que se perciben más allá de las flores

Pueden ser amores

o una amistad lejana,

aunque la eternidad no se dibuja

bajo ninguna pincelada.

En el camino de la vida

siempre quedan esperanzas

por eso pinto como una batuta

los sueños que me alcanzan

dando sonido a mi paleta

y ritmo a mis trazadas

para crear el esbozo

sobre el lienzo de mi alma.

 

Read Full Post »

Ser Gio

Amerindio tercero, hijo del zar de Rusia, tomó su caballo para salir del país, con la única esperanza puesta en su hija Catalina de restablecer el orden de la comunidad de los Thors.

Corrió cuanto pudo antes de que cayera la noche. Su brazo ensangrentado parecía descolgarse por momentos con la batida de la cabalgadura. Era fuerte, sabía que lograría hablar con el hijo del mongol Aukiwu para parar esta guerra sin sentido y conceder una tregua a su país.

Se tumbó junto a unas rocas e hizo un pequeño fuego. El aullido de los lobos le acompañó toda la noche, aunque se sentía esperanzado y confiado en que los dioses velaban por él hasta alcanzar el reino mongol.

Con los primeros rayos de luz pudo ver como su mano comenzaba a gangrenarse y no se lo pensó dos veces, un paso en falso y estaría perdido. Tomó su espada y de un tajo se la cortó. Calentó la hoja de su espada y cauterizó la herida abierta.

No le importaba morir, siempre que hubiese conseguido su propósito, se lo debía al reino y a su hija. Como pudo subió al caballo y prosiguió su camino.

El arduo camino parecía llevar a las antípodas de su reino, mas no desesperaba, ni el hambre le hacían reducir su paso. Sólo paraba por la necesidad del animal para no dejarlo exhausto y quedarse si montura.

Habían pasado tres días desde el inicio del viaje y a las puertas del reino mongol, sintió una extraña sensación, un frío penetrante. Rememoró la vieja amistad con Aukiwu, y como sufrieron las desavenencias por asuntos amorosos de terceros. Eso les hizo distanciarse, más no era ese el frío que sentía era el presagio de que Caronte le estaba esperando.

Bajó de su caballo y pidió ver al actual rey, Monkey hijo de Aukiwu y soberano de la corte mongola. Una sirviente de cabellos blancos le hizo pasar por un cobertizo, le proporcionó un caldo caliente y una hogaza de pan, advirtiéndole que no saliera de la cocina.

Cuando repuso sus fuerzas, esperó pacientemente hasta que Monkey apareció en la cocina. Le abrazó como si de un padre se tratase y le preguntó por Catalina.

Amerindio le expuso toda la situación y cómo podrían lograr la paz, su alma parecía serenarse ante la cara de aceptación del rey. Estrecharon sus manos en el justo momento en el que Zurbi IV le clavaba el puñal certero por la espalda a Amerindio, dejándolo petrificado. Monkey desenvainó su espada cortándole en una sola pasada la cabeza a Zurbi IV.

La paz estaba restablecida y el alma de Amerindio, viajó a besar a su hija en la noche más fría que Rusia hubiera conocido.

Read Full Post »

Jennazu

Hacer bien las cosas, no es tarea fácil, cuando Edgar está en la cúspide de la arrogancia. Siempre he tenido jefes insoportables, pero él, podría decirse que no logró superarse a sí mismo y por eso lo hace con respecto a su pedantería.

Hoy íbamos a cerrar un negocio y, como no, debía interrumpir con un “chascarrillo” egocéntrico, mientras sonríe como si no supiera que se está poniendo de por medio.

Luna lleva diez ventas más que mi grupo y confía en que la pongan de jefa de sección, estoy segura de que Edgar no se lo permitirá “por ser mujer”, piensa que las faldas distraen la labor comercial.

Y así veo pasar los días entre las trifulcas de superioridades. Menos mal que cuando llegan las 18h marcho a mi casa con mi perrita y nos damos un largo paseo por el parque; trato de despejarme con las volteretas de ella, mirando el cielo azul y confiando en que algún día todo cambie a mejor.

Sentada en el césped empiezo a relajarme e imaginar cómo puede ser un día en el que algo cambiara. Cuál fue mi sorpresa que sólo me vi posicionándome en mi empresa y llegando yo al cargo de superior. Por un momento me exalté y seguí paseando.

Al día siguiente cambié mi vestuario habitual para ir al trabajo, y decidí no pintarme la cara, salvo los labios. Me puse mis tacones y marché con la confianza de que iba a ser un buen día. En la oficina, reunión de primera hora, como todos los días. Donde se lanzaban dardos envenenados como siempre.

De pronto, me levanté de mi silla y con un golpe seco en la mesa hice que todos se callaran. No sé cómo me salieron esas palabras ni en el modo en el que lo hicieron, aunque le doy las gracias a los que lo hicieron posible, pues en menos de media hora, reorganicé el servicio, los equipos y funcionalidades y desde el mayor de los respetos y argumentaciones, logré que todos salieran satisfechos hacía su tarea diaria.

Albert me paró antes de salir de la sala de reuniones y me propuso ser la directiva al cargo. No lo podía rechazar, ¡era mi sueño! O tal vez, ¿seguía dentro de él en el parque?

Read Full Post »

Older Posts »