Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Esoterismo’ Category

Son las cinco de la mañana y Alejandra ha vuelto a dejar la luz del baño encendida. Me levanto sin mucho entusiasmo y aprovecho para miccionar, de repente siento una sensación extraña, como de alguien que me observa y no me atrevo a levantar la mirada ni girar la cabeza. Casi puedo sentir la respiración en mi nuca.

Respiro y prefiero pensar que son alucinaciones o miedos de pequeña a la noche. Y me dirigo a mi cama. Sin embargo, algo más poderoso, algo que muchos denominan curiosidad me hace volver al baño a tratar de mirar desde la puerta, con la luz apagada. En la penumbra todo parece espectral y no alcanzo a detectar más que sombras borrosas que bien pueden ser cualquier cosa.

 

Al girarme, pensando que era motivos de mi imaginación algo me aprisiona contra la pared, no me da tiempo de pensar me siento inmóvil contra la pared y me ahogo con la postura, pues mi cuello ha quedado completamente bloqueado junto a mi hombro.

A medida que me falta el aire, ya no me siento en ese lugar, sino recorriendo imágenes del pasado, lugares de mi recuerdo, hasta que todo desaparece, oyendo mi nombre muy a lo lejos.

Hoy alguien me ha visto, no sabría decir quién es, sólo sé que habla de mi como si me estuviera viendo, oigo ruidos de sirenas y observo que se llevan un cuerpo, que reconozco como el mío.

No me da miedo ni me provoca ninguna sensación ver como me llevan, hasta me parece acorde a una limpieza necesaria en casa, mientras pienso en esa estupidez me hecho a reír, aunque no oigo mi risa. Miro en derredor mía y escucho una voces lejanas desconocidas.

Entro en la habitación donde veo a Alejandra hablando con una chica que viste de policía y que le habla de mí, ahora me doy cuenta de que no me ve, no me siente, sólo elucubra hipótesis de lo sucedido.

No se porqué no trato de comprender esa situación, hasta me resulta cómoda, aunque siento que no es donde debería estar. Alejandra está llorando, supongo que es porque se han llevado mi cuerpo. Me planteo desconsolarla y hacer que me sienta, aunque recuerdo que eso siempre le daba miedo.

Una fuerza atroz me impulsa al cuarto de baño y allí, si que veo mucha gente que se refleja en el espejo, que me mira y me reconocen, aunque yo no a ellos.

Una señora desdentada me extiende la mano mientras me sonríe, no me gusta la idea de ir al otro lado del espejo y me asomo como si de una ventana se tratase. Esta llenísimo de gente, personas de todos los tipos, edades y tiempos. tras de mi oigo a una niña que me alerta “deja de atravesar ese sendero” Me giro, pero no la veo.

Siento que navego en las estancia de mi casa cuando de pronto, algo tira de mí, con una fuerza inaudita, todo va desapareciendo, ahora sin imágenes…y oigo los latidos de un corazón.

Oh! Cuál es mi sorpresa que de nuevo me siento pesado, lleno de cables y rodeado de personas con batas blancas que han hecho que vuelva a mi cuerpo. La mujer policía está allí y susurra a un médico que le avisen para interrogarme.

Me siento muy confuso, no se si quería estar aquí, donde acababa de estar o en otro lugar. Tenía mucho que asimilar, y no quería hablar con nadie, ni ver a nadie.

Alguna medicación que me dieron me hizo dormir sin sueños, y al despertar Alejandra estaba junto a mi cama tomando mi mano. Le hice una mueca, pues, no se porque de mis labios no salía nada más. Imaginé que todo había sido un sueño que me había creado, hasta que desde la puerta de la habitación del hospital pude reconocer a alguien del “otro lado del espejo”. Quise decírselo a Alejandra, estaba inquieto, necesitaba contárselo ver que no me estaba volviendo loco, sin embargo, de mis labios, no salieron palabras. Yo me oía hablar y dirigirme a ellos, ¿porqué ellos no me oían?

Pude oír como le decían los médicos a la mujer policía y a Alejandra que podía estar en schock y por eso no hablaba, que tenía todas mis funciones en perfecto estado, que la falta de oxígeno pudo afectar a regiones del cerebro que ellos no controlaban y que eso produjera el estado en el que me encontraba. Que me harían una resonancia para observar mi cerebro.

Era curioso, cuando Alejandra se fue, sentí un gran alivio, era como si esperara que ella no formara parte de todo esto que estaba viviendo. En el tiempo de espera a la resonancia, un señor entró en mi habitación y se sentó a hablarme, y resulta que podía oírme. Por unos instantes me alegré de poder ser escuchado, hasta que vi entrar a los enfermeros y no dirigirse a él.

Comencé entonces a darme cuenta que debía comenzar a identificar con quienes estaba. Yo, ¡el escéptico sobre cuestiones sobrenaturales teniendo que organizar sobre lo que se encontraba en cada plano! Asombroso.

En el tubo, pase miedo, seres diminutos deformes se posaban sobre mi pecho mientras tenía que hacer las indicaciones de respira, retén, no se mueva, etcétera.

Jamás había visto cosa igual y se reían  sobre mí, a sabiendas que no me podía mover de donde estaba.

Pasaron 3 días en el hospital que fue un verdadero infierno, de pruebas no sólo neuronales sino de seres de todo tipo que venían. Alejandra me vino a recoger al tercer día para llevarme a casa.

Me imploraba que le explicara lo sucedido, que sabía que podía hablar, que porqué no lo hacía con ella.

Ahora comprendo porqué tras una semana tomó sus cosas y se marchó. Estaba viviendo con un zombie y le resultaba demasiado duro.

Dado que no podía hablar y, supongo que tampoco quise comunicarme con ella, decidí escribir en un blog lo que me había pasado, tal vez para encontrar las respuestas de qué me está sucediendo.

Mi casa es un hervidero de gente, en especial tras los espejos, algunos lo traspasan y conversan conmigo, no obstante, prefiero estar solo. A la niña le oigo hablar mucho, me susurra cosas, pero nunca he llegado a verla. El incidente pasó hace quince días, supongo que es pronto aún para determinar si estoy loco o incapacitado.

Hoy he descubierto algo que me intriga y a la vez me irrita. Clarisse, que es el nombre de la niña, me ha mostrado qué sucedió realmente el día del incidente para que comprenda lo que me está sucediendo, aunque siendo sincero, aún no logro a entender la magnitud de lo que esta circunstancia provoca.

Mi mejor amigo, Enstern, se estaba acostando con mi chica, desde hacía más de tres meses, solía entrar sobre las 2 de la madrugada, hora en la que la habitación del baño se encendía para saber si yo estaba o no despierto. Como solía tener un sueño profundo nunca me enteraba de nada. Luego sobre las 5 o las 7 dependiendo si era de diario o fin de semana, solía salir de casa y apagar la luz.

Alejandra siempre tuvo claro en dormir en camas separadas, por eso supongo que nunca percibí que se levantaba o, que prefería dormir en otra habitación.

Esa noche, me desperté de un mal sueño, o eso pensaba, por eso en cuanto salí del baño él me apretó contra la pared oscura para no poder verle el rostro, y fue tan violento el golpe y la presión que fueron lo que me causaron la pérdida de conocimiento total.

De algún modo hoy he podido volver a hablar, y antes de llamar a la mujer policía decidí llamar a Alejandra y hacerla venir. La he llamado y me ha dicho que se alegra que recupere mi voz, que sintiéndolo mucho no quiere volver a estar en esta casa ni conmigo. Le he preguntado y se ha echado a llorar, dijo que no iba a disculparse de su relación que sólo sentía que me hubiera pasado algo, que no le denunciara, porque podía ser peor para mí.

No lo entendí, hasta que hablé con la policía. Durante mis viajes al extranjero por cuestiones de mi empresa, se había estado realizando sesiones satánicas en mi casa, que al estar aislada y en un antiguo terreno de enterramientos, era el idóneo para no ser descubierto. Le dije que cómo lo sabía y porqué me lo contaba ahora.

Sus palabras fueron: “Necesitamos un conector, un sensible que nos ayude a interpretar los mensajes del otro lado”

He sido manipulado, todo es un entramado para servir a unos locos que no me dejaránnnn    …………………………………………..

—–Este mensaje ha sido borrado del servidor por obrar con falsos testimonios ante los cuerpos de la ley——–

Anuncios

Read Full Post »